General

El Hospital Materno Infantil Torrecárdenas comienza a realizar biopsias rectales por succión en un nuevo quirófano para CMA

La Unidad de Cirugía Pediátrica y la de Anatomía Patológica trabajan de forma coordinada en la implementación de esta técnica diagnóstica para detectar la presencia de la enfermedad de Hirschsprung

 

La Unidad de Cirugía Pediátrica del Hospital Materno Infantil Torrecárdenas ha comenzado a realizar biopsias rectales por succión en su nuevo quirófano destinado a Cirugía Menor Ambulatoria CMA de acto único. En este nuevo espacio, según ha explicado el jefe de la Unidad, el doctor Luis Alonso, “realizamos el trabajo en un acto único de consulta y CMA con procedimientos locales o sedaciones superficiales, como es el caso de las biopsias rectales”.

En este nuevo quirófano se realizarán diferentes procedimientos como las biopsias rectales antes señaladas, tratamiento de lesiones cutáneas, cribados para reeducación de la vejiga urinaria para los pacientes incontinentes, así como la eliminación de quistes que se puedan abordar con anestesia local, manejos de las ostomías y curas “con personal de enfermería especializado en esa materia”. También se realizarán intervenciones “en estos pacientes crónicos con varios objetivos muy claros que pasan por facilitarles en la medida de lo posible la espera, ya que vamos a poder rebajar el número de menores a los que hay que ver primero en Urgencias, y también disminuir las listas de espera ya que el paciente no necesita ser ingresado. Viene por la mañana y se monitoriza, se trata y en el mismo día se intervendrá, con lo que en ese mismo día puede volver a su domicilio”, ha explicado el doctor Luis Alonso.

Biopsias rectales y su análisis en Anatomía Patológica

Las biopsias rectales por succión permiten obtener pequeños fragmentos de tejido rectal y su gran ventaja es que se pueden realizar con los pacientes despiertos solo siendo anestesiados de forma local. Se realiza para comprobar si hay células nerviosas en el recto ya que este tipo de células nerviosas deben estar presentes para un movimiento intestinal normal. Se llevan a cabo habitualmente, en pacientes neonatos o lactantes con episodios de obstrucción intestinal, con retraso en la eliminación de meconio mayor a 24 horas, distensión abdominal, y sospecha de enfermedad de Hirschsprung.

Una vez realizada la prueba y ya en el servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Torrecárdenas es donde los patólogos (médicos especialistas en diagnóstico), estudian la biopsia obtenida por esta técnica de succión por los cirujanos pediátricos, para confirmar o descartar la enfermedad de Hirschsprung.

Según ha detallado la responsable de Anatomía Patológica, la doctora María del Mar Berenguel, “primero se realiza el estudio macroscópico y la descripción del pequeño fragmento de tejido intestinal que llega al laboratorio, y con el apoyo de los técnicos de anatomía patológica, se procesa la muestra para que acabe convirtiéndose en una serie de cristales que contienen una capa muy fina de tejido”.

Es en estos cristales o ‘laminillas histológicas’, “donde se identifica al microscopio o mediante pantalla digital los diferentes componentes de la pared intestinal. Se busca la presencia o ausencia de células ganglionares, dato clave que conduce al diagnóstico o descarte de la enfermedad. Para ello también se cuenta con tinciones de inmunohistoquímica específicas que se deben interpretar para identificar cambios histológicos asociados a la enfermedad”.

Tras un trabajo coordinado desde la sospecha de la enfermedad hasta el diagnóstico, entre cirujanos pediátricos y patólogos, representados en esta ocasión por la doctora Verónica Alonso y por el doctor Íñigo Gorostiaga, con el apoyo de los equipos de ambas especialidades, es cuando se ponen en marcha los circuitos para la cirugía correctiva de la que se beneficiará el paciente.

Deja una respuesta

13 + 20 =